• Home
  • Qué es la enfermedad Celíaca

Qué es la enfermedad Celíaca

  La enfermedad celíaca (E.C.) es una intolerancia permanente al gluten, que es una proteína vegetal presente en el trigo, la cebada, el centeno y, por contaminación cruzada, en la avena. También se encuentra en otros cereales, como la espelta y el kamut (variedades antiguas del trigo), el triticale (híbrido de trigo y centeno) y el trithordeum (híbrido de trigo y cebada).

  La E.C. se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmunológica, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de los nutrientes presentes en los alimentos que ingerimos.

  La E.C. es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de La Salud (O.M.S.) como una enfermedad crónica y discapacitante, en ocasiones difícil de diagnosticar, pues se puede presentar en individuos con síntomas claros o en personas asintomáticas o con síntomas extraintestinales. Por lo tanto, es una enfermedad infradiagnosticada debido a los diferentes signos y síntomas que puede presentar cada persona. Y por qué no decirlo, debido a la miopía de algunos profesionales de la salud, sobre todo en Atención Primaria, donde muchos son incapaces de detectar a un celíaco.

  Estadísticamente se estima que una de cada cien personas va a padecerla en algún momento de su vida. Por alguna razón, existen más mujeres celíacas que hombres (2:1) y el 75% de los celíacos desconoce que lo es, padeciendo otro tipo de enfermedades, casi siempre de base inmune, y tienen durante años una mala calidad de vida.

  ¿Cuál es el procedimiento para diagnosticar correctamente la E.C.?. Lo primero que hay que hacer es un estudio genético para saber si tenemos predisposición genética a E.C. y se busca el HLA DQ2 y DQ8. Si es positivo hay que realizar un examen clínico detallado con una analítica de sangre, que incluya los marcadores serológicos de enfermedad celíaca como son los anticuerpos antigliadina, antiendomisio y antitransglutaminasa tisular. En muchas ocasiones, los resultados son negativos por lo que hay que seguir buscando. Por ello, para el diagnóstico de certeza de la enfermedad celíaca es imprescindible realizar una biopsia intestinal. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior, al menos en tres puntos distintos, para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta.
 


Niños

SÍNTOMAS

Diarrea

Anorexia

Vómitos

Dolor abdominal

Irritabilidad

Apatía

Introversión

Tristeza

SIGNOS

Malnutrición

Distensión abdominal

Hipotrofia muscular

Retraso póndero-estatural

Anemia ferropénica

Adolescentes

SÍNTOMAS

Frecuentemente asintomáticos

Dolor abdominal

Cefalea

Artralgias

Menarquia retrasada

Irregularidades menstruales

Estreñimiento

Hábito intestinal irregular

SIGNOS

Aftas orales

Hipoplasia del esmalte

Distensión abdominal

Debilidad muscular

Talla baja

Artritis, osteopenia

Queratosis folicular

Anemia por déficit de hierro

Adultos

SÍNTOMAS

Dispepsia

Diarrea crónica

Dolor abdominal

Síndrome de intestino irritable

Dolores óseos y articulares

Infertilidad, abortos recurrentes

Parestesias, tetania

Ansiedad, depresión, epilepsia, ataxia

SIGNOS

Malnutrición con o sin pérdida de peso

Edemas periféricos

Talla baja

Neuropatía periférica

Miopatía proximal

Anemia ferropénica

Hipertransaminemia

Hipoesplenismo




  Existen diferentes tipos de enfermedad celíaca, según sus formas clínicas de presentación:

  E.C. Sintomática: Se la denomina también “Enfermedad Celíaca Clásica”, pues el paciente muestra los síntomas claros de la enfermedad como diarrea, vómitos, irritabilidad, baja estatura, pérdida de peso, cefaleas, colon irritable,... Esta sintomatología se presenta de distinta manera en la infancia, la adolescencia o en la edad adulta. Estos celíacos presentan anticuerpos positivos (algunos no), enteropatía y genética HLA DQ2 y/o DQ8 positiva.

  E.C. Asintomática: El paciente no muestra los síntomas clásicos descritos por la medicina, aunque los valores de anticuerpos y genética HLA DQ2 y/o DQ8 son positivos. Se le denomina también E.C. Silente. Este tipo de celíacos son los que suelen hacer más transgresiones en su dieta sobre todo en fiestas familiares y eventos de empresa. Son los llamados “flexicelíacos”.

  E.C. Latente: Son personas que no tienen síntomas claros, no tienen lesiones intestinales en la evaluación a pesar de consumir gluten, pero si tienen genética HLA DQ2 y/o DQ8 positiva. Fueron celíacos en la infancia y se recuperaron por completo gracias a la dieta sin gluten por lo que están en observación con una dieta “normal”, pero pueden volver a ser celíacos en cualquier momento de su vida.

  E.C. Potencial: Se da en pacientes con valores positivos de anticuerpos, con genética HLA DQ2 y/o DQ8 positiva y la biopsia intestinal no muestra alteraciones, pero puede derivar o no en una lesión intestinal característica de la E.C. en el futuro.

  E.C. Refractaria: Este tipo hace referencia a pacientes con atrofia vellositaria cuyos síntomas no desaparecen después de haber excluido el gluten de su dieta diaria durante, al menos, un período de seis meses. Hay que tener en cuenta antes de establecer este término que el paciente no ha ingerido gluten de forma fortuita o deliberada.

  La Dra. Isabel Polanco, Catedrática en medicina y nutrición y experta en enfermedad celíaca dice con acierto que “es celíaco el que puede y no el que quiere” en clara alusión a que para ser celíaco tienen que existir condicionantes claros como la disposición genética. La Dra. Polanco también dice que “donde hay un celíaco hay otro” cuando se refiere a los grupos de riesgo, que son los familiares de enfermos celíacos y los pacientes con enfermedades asociadas a la E.C.

  Es totalmente necesario que cuando aparezca un celíaco en la familia se realicen las pruebas los familiares de primer grado, pues constituyen un grupo de riesgo elevado en el que la prevalencia de la E.C. se sitúa entre el 10% y el 30%. Clínicamente pueden permanecer asintomáticos o con formas clínicas de expresión leve.

  Las enfermedades asociadas como artritis reumatoide, psoriasis, alopecia areata, lupus, diabetes tipo 1,... suelen preceder a la E.C., aunque también pueden manifestarse simultáneamente e incluso después del diagnóstico. Los pacientes que las padecen son considerados grupos de riesgo, ya que su asociación se produce con una frecuencia superior a la esperada.


Enfermedades autoinmunes

Dermatitis herpetiforme

Diabetes tipo 1

Déficit selectivo de lgA

Tiroiditis

Enfermedad inflamatoria intestinal

Síndrome de Sjögren

Lupus eritematoso sistémico

Enfermedad de Addison

nefropatía por lgA

Hepatitis crónica

Cirrosis biliar primaria

Artritis reumatoide

Psoriasis, vitiligo y alopecia areata

Trastornos neurológicos y psiquiátricos

Encefalopatía progresiva

Síndromes cerebelosos

Demencia con atrofia cerebral

Leucoencefalopatía

Epilepsia y calcificaciones

Otras asociaciones

Síndrome de Down

Fibrosis quística

Síndrome de Turner

Síndrome de Williams

Enfermedad de Hartnup

Cistinuria




  Por el momento, sólo existe un tratamiento eficaz para la E.C. que es una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. Esto conlleva una normalización clínica y funcional, así como la reparación de la lesión vellositaria. El celíaco debe basar su dieta en alimentos que no contengan gluten y lo más sanos posibles como legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten como son el arroz y el maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados de 5ª gama y los envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten salvo que estén certificados. 


Diferencias clínicas y patofisiológicas de enfermedad celíaca, alergia al gluten, sensibilidad al gluten no-celíaca e intolerancia al gluten. (tomado de Rodrigo L y Peña AS, editores. Enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten no celíaca. Barcelona, España: OmniaScience; 2013)

Enfermedad celíaca

Síntomas intestinales y extraintestinales, presentes en días, semanas o años, después de la ingestión de gluten

No hay correlación directa con la cantidad, pero la enteropatía está presente. Reversibilidad, puede ocurrir pero no se conocen los mecanismos.

AAE, AAT, AAG

HLA-DQ2 y/o HLA-DQ8

Inmunidad innata y adquirida activada

A menudo enfermedades asociadas y autoinmunes

Alergia

Síntomas intestinales y extraintestinales, presentes en minutos u horas, después de la ingestión de gluten

Pequeñas cantidades, provocan síntomas. Eosinófilos en lámina propia. Anafilaxia al trigo y después del ejercicio puede ocurrir. En teoría la desensibilización es posible

Ant-lgE frente a componentes del trigo incluyendo omega-5 gliadina y cebada gamma3 hordeína

No se conoce

Alergia Anafilaxia

Enfermedades alérgicas

Sensibilidad

Síntomas intestinales y extraintestinales, presentes en horas o días, después de la ingestión de gluten

Respuesta variable a diferentes cantidades de gluten. Aumento de linfocitos intraepiteliales. Aumento de basófilos en lámina propia

AAG

No hay asociación

Inmunidad innata

A menudo sensibilidad a otros alimentos

Intolerancia

Síntomas intestinales y extraintestinales, presentes en horas o días, después de la ingestión de gluten

La cantidad de gluten, en gramos, determina la intensidad y puede ser reversible. No hay enteropatía de nínguna clase

Negativo

No hay asociación

No existen mecanismos inmunológicos

No se conocen

AAG: anticuerpos antigliadina deanimada, AAT: anticuerpos antitransglutaminasa, AAE: anticuerpos andiendomisio.



COLABORADORES CELICALIA

Estas son las empresas y marcas comerciales que recomendamos. Cliquea sobre el banner y entra en sus webs.